Dime qué besos recibes y te diré cuánto te quieren

Dime qué besos recibes y te diré cuánto te quieren

Mila Cahue

¿Por qué nuestro cerebro necesita los besos? ¿Los besos aportan información sobre la pareja? ¿Podría existir el amor sin besos? Estas preguntas son algunas a las que da respuesta la psicóloga especializada en relaciones de pareja en su libro “AMOR DEL BUENO. Cuando lo encuentres, cuídalo y disfrútalo”.

En muchas ocasiones nos preguntamos por qué resulta tan agradable besar, especialmente a esa persona por la que sentimos algo tan especial. La sensualidad que producen los besos, la intimidad o el tacto agradable son algunas de las características que hacen que un beso sea inigualable.

beso

¿Amor sin besos?

¿Podría existir el amor sin besos? “Seguro que nos resulta prácticamente imposible imaginarlo, pero hay muchas más razones por las que los besos son tan necesarios cuando estamos estableciendo una relación íntima con alguien. Además de esas primeras ideas que nos vienen a la cabeza al plantearnos la pregunta, los besos informan al cerebro de si nuestra pareja es la persona adecuada para nosotros o no”, asegura Mila Cahue.

Cuando nos besamos solemos perdernos en la sensualidad de un sabor, de un olor o de una textura y nos dejamos llevar por emociones más o menos intensas. Pero nuestro cerebro se está encargando a la vez de procesar “otras cosas” que le van a resultar de gran utilidad para tomar una decisión.

En opinión de Mila Cahue, lo primero que tenemos que saber es que la piel de los labios es la más fina de todo nuestro cuerpo y reúne bajo esa superficie la mayor densidad de neuronas sensoriales que podamos encontrar en cualquier otra parte de nuestra anatomía. Además, las áreas del cerebro dedicadas a procesar, interpretar y analizar toda la información que llega desde esas neuronas ocupa una superficie considerablemente mayor que la que dedica a la mayoría de partes de nuestro organismo. Por supuesto, la lengua también está preparada para transmitir gran cantidad de señales nerviosas y químicas.

Hay algunas investigaciones que apuntan que los besos también pueden estar dando información crucial para la supervivencia, como puede ser la compatibilidad genética para una futura descendencia.

Los besos sirven también de termómetro de la relación: si nuestra pareja nos besa poco, sin pasión o lo hace de una manera demasiado mecánica o con una intensidad violenta o desagradable, el cerebro nos hace dudar si nuestra pareja nos quiere, si la relación es adecuada o hace replantearnos si es la relación que deseamos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.