Piel: ¿Cuál es tu tipo? Descubre cómo debes cuidarla

Piel: ¿Cuál es tu tipo? Descubre cómo debes cuidarla

Cada persona tiene un tipo de piel y cada tipo de piel necesita cuidados específicos. Descubre cuál tienes y cómo debes cuidarla para  mantenerla sana y perfecta.

PIEL GRASA
La piel grasa se distingue porque sus glándulas sebáceas producen más grasa de la normal y dan a la piel un aspecto más espeso, con poros dilatados, comedones, espinillas, brillos y puntos negros. El hecho de tener este tipo de piel suele deberse a factores genéticos y hormonales.

Para cuidarla y eliminar el exceso de sebo, ten en cuenta estos consejos:

• Es extremadamente importante la limpieza diaria, tanto por la mañana como por la noche, con un producto específico sin aceites (oil free). Utiliza texturas que no sean cremosas y grasas, como geles, cremas fluidas, aguas o mousses. Limpiando la piel eliminas impurezas
y evitas que los poros se dilaten e infecten.

• Utiliza un tónico específico y que no contenga alcohol, uno astringente que contenga caléndula o manzanilla.

• Hidrata tu piel tras la limpieza con cremas libres de aceites. Que tu piel sea grasa no quiere decir que no necesite hidratación. De hecho, si tu piel nota que le falta hidratación, puede volverse reactiva y crear mucha más grasa. Si aplicas productos demasiado abrasivos para evitar brillos y acné, sin compensar el equilibrio de la hidratación, solo conseguirás deshidratar la piel y finalmente la tendrás llena de rojeces, hipersensible, con poros, arrugas y granitos.

• Exfolia tu piel dos veces por semana con productos no muy agresivos para evitar el efecto rebote. El ácido mangánico, el zinc y el ácido salicílico son ingredientes fantásticos para regular la grasa de la piel y eliminar impurezas. Si tienes acné, no te exfolies en casa, ya que podrías ampliar la infección.

• Las mascarillas astringentes con ingredientes como los ya mencionados o con arcilla y pepino son geniales para equilibrar el nivel de grasa y eliminar impurezas. Aplícalas una o dos veces por semana.

• No toques los granitos ni las espinillas, podrías infectarlos más y dejarte marcas y cicatrices. Existen productos especiales para aplicar sobre ellos y secarlos.

• Los alimentos con vitaminas y antioxidantes son muy buenos para oxigenar la piel y eliminar impurezas. Evita tomar alimentos muy grasos y azucarados que, aunque no le afectan a todo el mundo, pueden empeorar la grasa que ya tienes.

• No olvides protegerte del sol con cremas no grasas. Aunque el sol parece que mejora los casos de acné y granitos, realmente no es más que en apariencia y los problemas vuelven a resurgir más tarde. Incluso, en algunos casos, el sol llega a agravar el problema.

• La piel grasa hay que mimarla, recuerda que puede llegar a ser muy sensible por reacción a productos cosméticos muy agresivos o con alcohol.

• Tiende a ser más flácida que la seca. Poniendo los medios adecuados, se puede frenar con facilidad.

• Utiliza maquillajes no comedogénicos, en polvo o mousse, que sean ligeros y no muy cubrientes. Bajo ningún concepto utilices maquillajes
cubrientes en crema, son muy grasos y taponan los poros.

PIEL SECA
Aunque suelen tener una textura muy bonita, con poros finos y apariencia suave, son las más expuestas a la deshidratación y al envejecimiento prematuro por su escaso nivel de grasa y lípidos. Suele escamarse y notarse muy tirante. Todos tus cuidados deben ir encaminados a aportarle la hidratación que necesita y a combatir el envejecimiento desde joven.

• Limpia la piel día y noche con leche, lociones hidratantes y untuosas que eliminen impurezas y contengan antioxidantes para actuar contra los radicales libres.

• Utiliza un tónico específico para pieles secas, que suele tener propiedades hidratantes capaces de aumentar el contenido hídrico de las células, a la vez que tonifica la piel y ayuda a mantener la elasticidad.

• Utiliza crema hidratante de día y una crema nutritiva de noche que además sea antiedad y ayude a eliminar la acción de los radicales libres. No está de más que, tras la limpieza y antes de la crema, apliques un sérum ultrahidratante y un contorno de ojos y labios, las zonas donde más se marcan las arrugas. Tu piel te avisará de cuando necesita que la nutras.

• Lleva tu crema hidratante siempre encima, si notas la piel  tirante aplícatela, también estarás evitando la aparición de arrugas.

• Aplica exfoliante solo una vez cada semana para eliminar pieles muertas y usa un producto suave con ingredientes hidratantes.

• Las mascarillas hidratantes, dos veces por semana, son muy recomendables y ayudarán a que desaparezca la tirantez de la piel.

• Bebe mucha agua y toma muchos alimentos ricos en ella, ya sabes, frutas y verduras. Además, estos alimentos contienen vitaminas antioxidantes que ayudan a neutralizar los radicales libres y a combatir el envejecimiento. Es importante hidratarse por dentro.

• En casa, evita aires acondicionados y calefacción muy alta (resecan la piel). Es muy recomendable que pongas un humificador para evitar perder los niveles de humedad y tener la piel más hidratada.

• El frío y el calor son muy nocivos para tu piel. En esas épocas, lleva un botecito de crema hidratante en el bolso y aplícala varias veces al día. En tu caso, el agua termal en spray también es muy recomendable.

• Puedes usar maquillajes untuosos y cubrientes. Búscalos con propiedades hidratantes, antiedad y con partículas que den luminosidad.

PIEL MIXTA
Es una mezcla entre la piel seca y la piel grasa. La zona grasa, con impurezas y brillos, se encuentra sobre todo en la famosa «zona T»: frente, nariz y alrededores y barbilla. Sin embargo, el contorno de ojos, los pómulos y la zona de la mandíbula son de piel más fina y deshidratada. Es uno de los tipos de piel más comunes y la clave de sus cuidados está en equilibrar las dos zonas, la grasa y la seca. A pesar de tener muchas cosas en común con la piel grasa, es menos reactiva y necesita mucha más hidratación.

• Toma las mismas precauciones que con la piel grasa para la zona T, pero evita a toda costa productos muy agresivos, sobre todo en la zona seca.

• Para la zona seca, utiliza cremas hidratantes más untuosas. No olvides cuidarte las arrugas, sobre todo en estas partes.

• Una vez por semana, aplícate mascarillas equilibrantes e hidratantes. Todos tus productos tienen que estar destinados a equilibrar las dos zonas, con ingredientes que controlen la grasa y agentes que hidraten.

• Elimina los brillos propios de estas pieles con maquillajes en polvo y lociones matificantes no grasas. Para eventos importantes, lleva papelitos secantes antibrillos, que los eliminan por completo en un instante.

PIEL SENSIBLE O REACTIVA
Este tipo es más común de lo que nos gustaría. Se suele alterar con mucha facilidad ante cualquier factor externo o interno, así que necesita
mimos constantes y productos específicos.

• Muchos cosméticos llevan la etiqueta «antialérgicos», pero en realidad están formulados para que vayan bien a todo tipo de pieles, y no debería ser así. Hay que utilizar un tipo de cosmética no agresiva y siempre pidiendo consejo a una profesional. En el mercado existe una amplia variedad de productos con buenos principios activos para poder tener una piel radiante y confortable.

• El agua termal y micelar es equilibrante e hidratante, muy recomendable en tu caso. Utilízala varias veces al día.

• Cuida la alimentación, puede provocarte alergias y empeorar el estado de la piel.

• Los cambios climáticos perjudican siempre a este tipo de pieles, sobre todo en invierno al pasar del frío al calor. Esto hace que la piel se enrojezca y suba su temperatura, pudiendo provocar rotura de capilares. Si se lleva la piel bien hidratada, esto no ocurrirá.

• Si la piel sensible sufre de acné o rosácea, debes acudir a un profesional.

• En casa procura tener un clima agradable y es aconsejable utilizar humidificadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.