Alimentación: somos lo que comemos

Alimentación: somos lo que comemos

Según Myriam Yébenes la alimentación lo es todo en nuestras vidas. La frase «somos lo que comemos» resume perfectamente esta idea.

Aunque el pediatra de su hijo (Dr. Junco) le añade un pequeño matiz, «somos como nacemos». Es decir, la genética es lo primero que nos va a determinar y está claro que ahí no tenemos nada que hacer. En lo que sí podemos mejorar es en la alimentación.

Una buena alimentación no solo consigue que tengas una piel radiante, libre de celulitis y totalmente tersa, sino que va mucho más allá. Una comida correcta y equilibrada consigue que tengas buena salud y una mayor calidad de vida.
En las prácticas del hospital Myriam trataba con muchos ancianos, cuando veía llegar a mujeres y hombres de 90 o 93 años con la cabeza perfecta, lo primero que pensaba era que ella también quería llegar así a esa edad.

Está claro que cada una de las pequeñas células de nuestro organismo se nutre de los alimentos que ingerimos. Esas células componen cada uno de nuestros órganos, cada tejido tiene un tiempo de renovación. Por ejemplo, las células del estómago se renuevan cada tres días; los glóbulos rojos cada 120 días y van a parar al bazo, que es su cementerio. Las células del hígado, que fi ltran todos los tóxicos que ingerimos, se cree que duran entre 300 y 500 días. Las de los huesos se renuevan cada diez años y las únicas células que se cree que están siempre con nosotros, desde el momento del nacimiento, son las neuronas de la corteza cerebral y las células musculares del corazón.
Dicho esto, si tu alimentación es rica en chucherías, comida basura (hamburguesas o pizzas) o comida prefabricada, tus células se crearán a partir de ese tipo de nutrientes. Las funciones que desempeñará una célula que nace de la comida basura no pueden ser igual de efectivas que las de otra célula nacida tras meses de una alimentación rica en verduras, frutas, frutos secos y proteínas.

La buena noticia es que estás a tiempo de renovar cada milímetro de
tu cuerpo, produciendo células sanas y fuertes. Con un ejemplo se ve fácilmente: si plantas una semilla en un suelo rico en nutrientes y la riegas con agua, la flor crecerá hermosa. Si por el contrario, la plantas en un suelo pobre y no la riegas, crecerá con dificultad y morirá pronto. En nuestro cuerpo pasa lo mismo. Para ayudarte a tratar de comer mejor o, al menos, para que vayas cambiando algunos hábitos, Myriam nos deja unos consejos:

  •  Planifica tus comidas de toda la semana, de manera que sepas qué vas a comer cada día. Para ello, haz la lista de la compra exacta, así evitarás caer en la tentación de comprar alimentos que no te convienen. Es importante que la lista la hagas con el estómago lleno y evites comprar compulsivamente.
  • Aunque no tengas hambre, debes comer cada 3-4 horas. En caso contrario, llegarás a las comidas principales con más apetito y comerás más de lo que deberías. Ponte alarmas en el móvil y oblígate a comer un pequeño tentempié (fruta, yogur o frutos secos).
  • Si un día te has dado un capricho poco sano, compénsalo al día siguiente comenzando el día con un zumo preparado a base de:
    • 2 ramas de apio
    • 1/2 pepino
    • 1 rodaja de limón
    • Hojas de menta
    • 1 dado de jengibre

Introduce todos los ingredientes en la licuadora y toma el zumo recién hecho. Puede que el sabor sea un poco fuerte o no te guste. Además, pica un poquito, pero no queda otro remedio que dejar de respirar unos segundos y tragarlo. ¡Es lo que Myriam hace!

Otra opción si tu comida ha sido muy copiosa, es cenar solo fruta.

Tu cuerpo lo agradecerá.

  • Si no te van mucho las verduras, cocínalas rehogadas con jamón. Y sobre todo, ya que hay gran variedad, elige la que más te guste. Si no te agrada la coliflor, no te obligues a comerla, escoge otra.

Te recuerdo que siempre debes evitar los alimentos fritos o precocinados y optar por cocinar a la plancha, al horno o al vapor.

Y, como recordatorio, observa la pirámide nutricional de la dieta mediterránea.

foto1

Cada día se descubren nuevos alimentos que acumulan gran cantidad de propiedades benefi ciosas, son los llamados superalimentos. Proceden de distintas partes del mundo y de ahí su diversidad. Estos son algunos de los que podrás sacar mayor partido:

  1. Acai berry. Se trata de un fruto de color púrpura muy similar en sabor al chocolate que tiene potentes propiedades antioxidantes, ayuda a limpiar nuestro organismo y disminuye el nivel de colesterol. Lo más habitual es consumirlo en cápsulas, pero mejor que no sea la versión blanca, ya que contiene menos antioxidantes.
    • Reduce los efectos del envejecimiento al contener potentes antioxidantes, como flavonoides y procianidinas.
    • Supone un aporte de energía y mejora la resistencia.
    • Tiene acción antiinflamatoria.
    • Regula el nivel colesterol y el azúcar en la sangre.
    • Mejora el sistema cardiovascular gracias a los ácidos grasos que contiene.
  2. foto1Ajo negro. Parece que lo descubrió por accidente un científico japonés. Su capacidad antioxidante es diez veces mayor que la del ajo corriente y es todo un superalimento. ¡Añádelo a tus recetas!
    • Refuerza el sistema inmunitario: elimina la fatiga, mejora la resistencia, previene resfriados…
    • Disminuye el colesterol malo.
    • Es antibiótico y antiséptico.
    • Es diurético.
    • Aumenta el diámetro de los vasos sanguíneos, por lo que disminuye la presión sanguínea y hace que la sangre sea más líquida.
    • Es un sedante nervioso por su contenido en fósforo y azufre.
  3. Alga chlorella. Aproximadamente, contiene un 45 % de proteínas, 20 % de grasas, 20 % de carbohidratos, 5 % de fibra y 10 % de vitaminas y minerales. Además, lleva una hormona que estimula la regeneración celular y, por ello, muchos cosméticos la incluyen entre sus ingredientes. La podemos encontrar en cápsulas, en polvo o líquida. Su ingesta se debe comenzar gradualmente, tomando al principio solo una pequeña cantidad para ver cómo la tolera el cuerpo.
    • Refuerza el sistema inmunitario.
    • Desintoxica el hígado, el intestino y la sangre.
    • Está indicada para estados carenciales, anemia o dietas vegetarianas, ya que es una fuente importante de proteínas y aminoácidos.
  4. foto1Algas kelp. Ricas en minerales, como yodo y calcio, que son muy beneficiosos en casos de afecciones del tiroides, ya que ajustan elmetabolismo. Se comercializan en polvo, gotas y cápsulas. En polvo,sustituyen a la sal de las comidas y también se puede añadir una cucharada a un vaso de agua.
    • Ayuda a controlar el peso y evita la acumulación de metales pesados que podemos sufrir a largo plazo.
    • Ayuda a eliminar toxinas, ya que contiene fibra.
    • Fortalece cabello y uñas.
    • Regula el funcionamiento de la glándula tiroides.
  5. foto1Cúrcuma. Es una de las especias que se utiliza en la elaboración del curry. Proviene de una planta de origen asiático y suele utilizarse como sazonador de alimentos. Se le atribuyen propiedades de prevención del alzheimer.
    • Impide la oxidación de las células, protegiéndolas y entorpeciendo la acumulación de grasa en el hígado.
    • Es antiinflamatoria y antioxidante.
    • Mejora la digestión y reduce la hinchazón estomacal.
    • Posee propiedades antisépticas, por lo que es beneficiosa para tratar cortes o heridas.
  6. foto1Espirulina. Alga con elevado contenido en proteínas que se digieren y se asimilan mejor que las proteínas animales. Ayuda en casos de alimentación deficiente, pobre en minerales y ácidos grasos. De hecho, se utiliza en muchos países en vías de desarrollo para luchar contra la desnutrición.
    • Reduce el colesterol por su contenido en ácido linolénico y niacina.
    • Desintoxica los riñones perjudicados por el consumo de antibióticos.
    • Previene afecciones intestinales.
    • Tiene efecto saciante.
    • Previene y combate la anemia por su alto contenido en hierro.
  7. foto1Jengibre. Esta planta tiene multitud de beneficios para la salud por su contenido en aceites esenciales, vitaminas, minerales y aminoácidos. Entre los aceites, lleva limoneno, citronela, canfeno y gingerol, este último le da un sabor picante. Se puede tomar licuado en zumo y será suficiente un trozo del tamaño de un dado.
    • Alivia las náuseas en trastornos digestivos.
    • Posee poder antiinflamatorio.
    • Favorece la expectoración por su efecto mucolítico, muy beneficioso en resfriados y gripe.
    • También es eficaz para el dolor menstrual, el estrés y las migrañas.
  8. foto1Maca andina. Es un tubérculo con alto contenido nutritivo (proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales). Lo común es tomarla en cápsulas, aunque también se vende en forma de harina.
    • Favorece la fertilidad y el equilibrio hormonal.
    • Aumenta el rendimiento deportivo.
    • Regula la función del sistema endocrino.
    • Posee efecto analgésico gracias a los terpenoides y las saponinas.
      Actúa como expectorante.
  9. foto1Semillas de chía. Son ricas en aceites omega 3, calcio, fósforo y manganeso. Son fuente de antioxidantes y ayudan a perder peso, ya que también contienen fibra y proteínas que crean sensación de saciedad. Se pueden tomar de diferentes maneras:
    • De dos a cuatro cucharadas de semillas en un vaso de agua o zumo.
    • En forma de gelatina, ya que si se dejan quince o veinte minutos en agua se transforman en gel (por efecto de su alto contenido en fibra).
    • En ensaladas o mezcladas con yogur.
      Sus principales propiedades son:
    • Absorben entre diez y doce veces su peso en agua, lo que ayuda a mantenernos bien hidratados.
    • Son un aporte extra de energía.
    • Calman el dolor de las articulaciones por su efecto antiinflamatorio gracias su contenido en ácidos grasos omega 3.
    • Ayudan a eliminar líquidos y toxinas, regulan la flora intestinal y previenen la oxidación celular.
  10. foto1Sacha inchi. Es una semilla oleaginosa con alto contenido en ácidos grasos insaturados y bajo en ácidos grasos saturados. Además, es un gran aporte de vitaminas A y E. De ellas se obtiene aceite y son uno de los alimentos con mayor contenido en omega 3. Tiene multitud de usos, además de belleza y salud.
    • Refuerza el sistema inmunológico.
    • Regula la presión arterial.
    • Controla y reduce el colesterol.
    • Reduce la tasa de triglicéridos.
    • Ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento.
    • Posee propiedades antiinflamatorias.

foto1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.