Exfoliantes faciales y corporales

Exfoliantes faciales y corporales

¿Sabes que exfoliarte es uno de los pasos básicos para tener una buena limpieza?

Myriam Yébenes te da varias opciones para que elijas el exfoliante que más te guste:

 

Exfoliante hidratante: miel, kiwi y azúcar

Este es un exfoliante casero especialmente recomendable para hidratar la piel. El ácido fólico del kiwi se encarga de disolver la sustancia que hace que se conserven las células muertas, el azúcar se encarga de arrastrarlas para poder eliminarlas y la miel proporciona propiedades hidratantes y nutritivas, especialmente para pieles secas. Además es antiinflamatorio, cicatrizante y tonificante.

  • 3 cucharadas pequeñas de miel
  • 1 kiwi
  • 1 cucharada de azúcar

Mezcla tres cucharadas pequeñas pequeñas de miel, un kiwi triturado y una cucharada sopera de azúcar. Para más poder exfoliante, añádele también una cucharada pequeña pequeña de avena.

Exfoliante regenerador y antiarrugas: leche, avena y papaya

La leche contiene ácido láctico, de la familia de los alfahidroxiácidos (AHA), que actúa sobre la piel como un peeling, descamando la parte deteriorada, la avena tiene efecto exfoliante y la papaya nutre y tersa la piel retrasando la aparición de arrugas.

  • 100 ml de leche
  • 1 cucharada de avena
  • 2 cucharadas de pulpa de papaya

Mezclamos 100 ml de leche, o un poco menos si la mezcla se queda muy líquida, una cucharada de avena y dos cucharadas de pulpa de papaya.

Exfoliante para piel grasa: arcilla y levadura de cerveza

Para combatir la grasa de la piel utilizamos la arcilla, ya que tiene un gran poder absorbente de residuos e impurezas.

  • 30 g de arcilla en polvo
  • 3 cucharadas de agua destilada
  • 2 cucharadas de levadura de cerveza en polvo

Mezclamos 30 gramos de arcilla en polvo con tres cucharadas de agua destilada y dos cucharadas de levadura de cerveza en polvo.

Exfoliante suavizante y aclarante: limón, aceite de linaza y sal

El limón contiene vitamina C, que regula la producción de melanina, y el aceite de linaza posee grandes propiedades suavizantes y aclarantes gracias a los mucílagos y pectinas que contiene.

  • 1 limón
  • 2 cucharadas de aceite de linaza
  • 1 cucharada de sal gorda

Mezclamos el zumo de un limón con dos cucharadas soperas de aceite de linaza y una cucharada sopera de sal gorda, para arrastrar todas las células muertas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.