Celos o sufrir por miedo a perder lo que creemos poseer

Celos o sufrir por miedo a perder lo que creemos poseer

Javier Urra y Merche Carneiro

¿Dónde está la diferencia entre los celos y la envidia? ¿Qué significa confundir amor y pasión con posesión? ¿Es bueno exteriorizar las inseguridades o las inferioridades? ¿Son los celos uno de los grandes detonantes de la destrucción de la pareja?

“CELEBRA Y COMPARTE LA VIDA. Una conversación con Merche Carneiro” ofrece a todos sus lectores los consejos para saber compartir el viaje de la vida mediante experiencias para encontrarnos a nosotros mismos y dotar a nuestros días de sentido.

CELEBRA_ COMPARTE_VIDA_RGBLos celos existen desde que hay humanidad pero, ¿nos dominan las pasiones?

El narcisismo, la posesión o el miedo a la ruptura suelen derivar en la aparición de los celos. Muchas personas creen que si de verdad quieres a alguien tienes que sufrir ese aguijón de los celos.

La envidia y los celos tienen un punto en común; ambos sentimientos son muy dañinos para uno mismo y para los demás. La envidia se sufre por no alcanzar lo que se desea, mientras que los celos se sufren por miedo a perder lo que creemos poseer.

Aquellas personas que se muestran celosas de manera excesivamente agobiante van a provocar que la otra persona se sienta controlada, aumentando la desconfianza y el desequilibro en la pareja.

Este libro aconseja al lector que no viva de manera continuada con un verdadero celoso, pues la existencia se puede hacer terrible y auto limitativa.

Los celos, una conducta ancestral muy propia de la juventud

Confundir romanticismo y celos es muy peligroso y, sin embargo, es muy propio de la juventud de hoy en día. Los celos pueden crear ambiente de intranquilidad, gritos, o broncas sin sentido, debido a los fantasmas, imaginaciones o sospechas originadas. El amor se puede dar, y aún compartir, pero no poseer.

Señales equívocas que hacen sufrir

“Celebra y comparte la vida” destaca el sentimiento de ingratitud y de desgracia ante este caso y, además, que “normalmente el que es celoso no va a reconocer su culpa, por lo que acusará a la otra persona de jugar con sus sentimientos. Desde su propia debilidad el culpable se hace la víctima.

Las redes sociales: una nueva herramienta para la imaginación del celoso

Las redes sociales pueden provocar que una persona celosa lleve su imaginación más allá de la realidad o que confirme la verdad de la historia. Fotografías, momentos, encuentros o frases que se incluyen en nuestros perfiles de redes sociales deben estar muy medidos, ya que pueden inducir a errores o generar ciertas confusiones en la pareja. Hay que ser prudente y cauto a la hora de incluir información personal en perfiles de internet.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.