Cómo evitar que la violencia infantil tome las riendas del hogar

Cómo evitar que la violencia infantil tome las riendas del hogar

Javier Urra

¿Qué hCELEBRA_ COMPARTE_VIDA_RGBace que un niño proyecte su ira y frustración contra sus propios progenitores? ¿En qué momento se enciende el piloto rojo en las relaciones entre padres e hijos? ¿Cuál es el origen de un entorno familiar violento?

Hago un llamamiento a la sociedad para respetar la integridad de la infancia y para prestar atención a los alarmantes datos de depresión, fracaso escolar y vacío existencial entre la infancia y la juventud.

La nueva plaga del siglo XXI

En numerosas ocasiones vemos situaciones que reflejan el maltrato que los hijos sufren de sus propios padres. Niños que aprenden a convivir con violencia. Sin embargo, una nueva moda parece haberse instalado en nuestra sociedad, la de los hijos que violentan y ridiculizan a sus progenitores.

Niños que, más allá de ser caprichosos, convierten su rabieta en autoridad. Siempre imponen su criterio, si es necesario, desde la ira, más allá de la rabieta.

Ser hijo/a de maltratador nos facilita llegar a ser más violentos

Crecer en un entorno lleno de gritos, discusiones y faltas de respeto ayuda a que el niño crea que la violencia es algo normal. Se ve natural el sentimiento equívoco de posesión, de pertenencia, la humillación, el amedrentamiento, el estar cual inspector supervisando, el amenazar, el ridiculizar, el vejar y el golpear. Lo llamamos aprendizaje vicario, modelaje o, simplemente, ejemplo.

Los progenitores, como espejo en el que quieren reflejarse los más pequeños, deben ser capaces de construir un ambiente educacional lleno de respeto y cariño. Si, desde pequeños nos vemos envueltos en una tela de araña llena de violencia, difícilmente podremos escapar de ella sin efectos secundarios.

Cuando la violencia se produce fuera del hogar

En ocasiones, esa violencia va más allá. En el entorno escolar, las situaciones de acoso son devastadoras y quien llega a sufrir bullying, no sabe muy bien a dónde acudir, no siente el apoyo de los adultos y percibe a los iguales como depredadores que caen sobre él.

La violencia fuera del hogar se sustenta con el apoyo inconsciente de otros. La víctima y el verdugo suele ser conocidos por todos, pero casi nadie denuncia el sufrimiento del prójimo, pues puede más el miedo que la valentía.

¿Cómo debemos actuar?

La educación y el respeto deben ser esenciales desde los primeros años de vida. Los fallos educativos dañan la estructura de una familia, genera mucho sufrimiento, a veces se establecen relaciones insanas, se vive desde el miedo y afecta también a hermanos, tíos, primos y abuelos.

Para que la violencia no tome las riendas del hogar debemos:

  1. Actuar sin temor. Tomar decisiones con rapidez e inmediatez será el mejor aliado para que cuando se quiera solucionar el problema, no sea demasiado tarde.
  1. En caso de que sea necesario, acudir a un profesional. A veces, los padres no son capaces de tener el control de la situación por sí mismos. Pedir ayuda o apoyo a un profesional no es un fallo en la educación, sino un aprendizaje más.
  1. Decir alguna vez “no” al niño. Solemos pensar que si se dice “no” a nuestro hijo, podemos llegar a generarle un trauma. Cometeremos un error gravísimo si siempre le “dejamos hacer”.
  1. No dejarse chantajear. Otro error muy común es pensar que si no hacemos siempre lo que quiere o desea nuestro hijo, no nos ganaremos su cariño y confianza. El niño debe aprender que no siempre tendrá todo aquello que pida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.