Cómo ayudar a nuestros hijos en su vuelta al colegio

Cómo ayudar a nuestros hijos en su vuelta al colegio

Silvia Álava

Es normal que al volver de las vacaciones la gente se sienta triste y apática. Las personas no somos máquinas y notamos el cambio al reincorporarnos a nuestra actividad cotidiana.

Como cada año, toca decir adiós a aquellos días de descanso tan esperados durante tanto tiempo. Despedirse del periodo de vacaciones se convierte en tarea un tanto complicada. Volver a la rutina y a las costumbres diarias, cuesta demasiado.

El estrés posvacacional y la vuelta al colegio de los niños

El comienzo del mes de septiembre marca el inicio de un nuevo curso y, con él, llega la depresión por no querer volver a los quehaceres diarios. Nos espera mucho trabajo, tensiones, problemas, rutinas, es decir, una agenda llena de obligaciones.

Muchos hablan del denominado “síndrome del estrés posvacacional” y es que el cambio en nuestro organismo es notorio, pues debemos cambiar los horarios y las costumbres adoptadas durante los meses de verano. Los niños, al incorporarse al colegio, también tienen que cambiar sus horarios y sus hábitos de vacaciones para acomodarlos al ritmo escolar.

Los más pequeños de la casa, como todos, necesitan cierto periodo de adaptación para poder retomar su rutina habitual, al igual que para desacelerar su ritmo vacacional.

Portada Queremos que crezcan felices

Consejos para que la “vuelta al cole” no se haga dura

Los padres deben poner todo de su parte y hacer lo posible para que la vuelta al colegio de sus hijos sea lo más fácil posible y no se convierta en una experiencia dramática.

Es importante seguir los siguientes consejos:

  1. Se debe hacer hincapié en lo positivo de volver a empezar el colegio. Ver de nuevo a los amigos, para disfrutar y jugar con ellos, o apuntarse a nuevas clases extraescolares que les motiven, pueden convertirse en incentivos muy buenos.
  2. Si nuestro hijo se empeña en no querer ir a clase y solamente desea seguir de vacaciones, los padres deben decirles que a ellos también les encantaría seguir descansando y disfrutando, junto a ellos. Pero, además, se les debe inculcar que las obligaciones están para cumplirlas y que la vuelta al trabajo y/o colegio puede traer experiencias muy provechosas.
  3. Si no se consigue hacerles cambiar de opinión y postura, lo más eficaz será desviar la atención del pequeño hacia esas experiencias positivas, por ejemplo, preguntándoles a qué han jugado en el patio del recreo o si tienen algún compañero de clase o amigo nuevo.
  4. Nunca hay que olvidar que los propios padres son el claro espejo de lo que serán sus hijos en un futuro, por lo que es totalmente necesario mostrarse como un buen modelo a seguir. En este caso, los padres no deben adoptar una postura negativa ante la vuelta a la rutina. Si éstos son positivos, ayudarán a que sus pequeños también lo sean.
  5. Días antes de volver a empezar, conviene ir ajustando los horarios a los que van a tener que hacer frente en la escuela. Son muy importantes las horas de irse a dormir, levantarse y comer, para que los niños se adapten lo antes posible a la nueva rutina y no sufran cambios muy bruscos. También se deberán establecer tiempos máximos para desayunar y comer, tal y como se hace durante el horario escolar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.